De cómo llevamos la marca y la identidad de TEAMLABS al nuevo espacio de PobleNou

Teamlabs en PobleNou Barcelona

 

Por Cristina Reche (Producción y fotografías); Raquel Martinez Solano (Creatividad); Matteo Gandolfi (Creatividad); Cae Piñol (Gráfica); Sonia Rodriguez Grau (Gráfica).

 

Para entender el resultado del espacio que hemos construido, sería preciso explicar como si un diario de a bordo se tratara, todos y cada uno de los pasos que hemos llevado a cabo para ello, porque cada decisión y cada opinión nos ha llevado a un elemento, un color o una forma distinta en su contenido. Un grupo de desconocidos se juntan  y forman un equipo para realizar la intervención creativa del nuevo espacio de Pallars, 73 de una “cosa” llamada TEAMLABS/ (TL/)  De todos los perfiles reunidos nadie había trabajado en un proyecto así ni de esta manera, pero nos conocimos, nos organizamos e intentamos encajar nuestras competencias para convertirnos en algo totalmente nuevo. Ya se sabe que 1+1+1+1 nunca suman 4.

 

Cuando conocimos al equipo TL/, sinceramente, no entendíamos absolutamente nada. Muchas reuniones, cafés, horas de blog y unas cuantas libretas llenas de frases rarísimas y palabras que sonaban a chino, nos hicieron meternos toda esta fascinante filosofía (que te hace parecer de una secta raeliana al hablar sobre ella) en el bolsillo para poder arrancar este proyecto. Y hay que fastidiarse, porque visto ahora, a veces pensamos que podría ser parte de un experimento para probar la eficacia del método TL/: “Learning by doing”, “fail again fail-better”, la importancia de “EL EQUIPO”, y todas esas cosas que al principio nos sonaban a cantonés del norte, ahora las vemos reflejadas en cada cm2 del espacio: Nos hemos divertido, hemos desesperado, hemos dudado de todo, nos hemos equivocado (mucho!) pero al final, estamos orgullosos de haber transformado un lugar frío y sin personalidad en lo que será vuestra casa a partir de hoy.

 

Cuando entramos al espacio por primera vez, nos pareció triste, agobiante, caótico en su construcción y sin personalidad. Pero tenía muchas cosas buenas: grandes espacios abiertos, paredes largas blancas a modo de lienzo y sobre todo, su ubicación. Así que el objetivo estaba claro: convertir en oportunidades las debilidades y realzar sus puntos positivos. Además, todo el equipo de teamcoaches involucrado en la construcción de este espacio, tenía clarísima cuál era la máxima para desarrollar el proyecto: La funcionalidad de los elementos. Obvio que todos queríamos un resultado bonito y placentero a la vista, pero lo que ha primado a la hora de tomar decisiones ha sido someterlas a la pregunta del millón: ¿Y esto, para qué sirve?

 

EL BARRIO DE POBLENOU COMO INSPIRACIÓN.-

En la primera fase, tratamos de proyectar una serie de conceptos que trabajaran en pro de esta funcionalidad del espacio, y tal como hemos dicho, acentuando los aspectos positivos que analizamos con el sitio en crudo. Y… Como por arte de magia, ahí estaba la nueva base, en la puerta de Poblenou. El barrio históricamente industrial de Barcelona y a su vez el barrio que aloja la sede tecnológica de la ciudad. Un contraste entre un pasado fascinante y un futuro prometedor que parecía un pecado no trasladar a nuestro Basecamp.

En definitiva, si en TL/ se trata de estudiar los oficios del pasado y presente para crear los oficios del futuro, nos parecía muy seductor dejarnos contagiar por el barrio y meterlo en el edificio para trasladar su carácter obrero, de comunidad y su proyección tecnológica.

 

Para ello, decidimos jugar con elementos de construcción como mobiliario y decoración del espacio. Convertir un andamio de una obra en una mesa / oficina / coworking / centro de operaciones de una empresa… O forrar las paredes de mallazo de obra para colgar cosas en ellas. También crear un escaparate de los productos y servicios que se van a crear en un andamio amarillo. Soluciones económicas, respetuosas con el medio y reciclando materiales, para dar vida a este lugar.

 

 

Sobre la creación de los espacios, lo primero fue distribuir la superficie y buscar el mejor emplazamiento para cada actividad que se fuera a desarrollar en ella: Las salas “flex” , las salas “meetings”, las “training” y los “open spaces” forman nuestra base, así que una vez decidido el lugar para el mejor uso de cada una, pasamos a su conceptualización creativa.

 

Lo primero fue darles nombre. Creamos un sistema de nomenclatura basado en lugares del Poblenou, ese potente insight que teníamos presente durante toda la construcción del espacio. La idea de meter el barrio en nuestra base, aquí tenia un doble papel: La de inspirar e invitar a los Leinners a moverse y descubrir el entorno que los rodea, y la de empapar a cada sala con los valores que esos lugares ya poseían.

Por ejemplo, las salas “Meetings”, en las que la finalidad de una reunión consiste en enfocar hacia el futuro y proyectar ideas hacia delante, fueron nombradas con los dos lugares de máximo desarrollo tecnológico e innovación del barrio: 22@ y Forum.

·Las salas “flex” adoptarían el nombre de Diagonal, Rambla y Forum, ya que son lugares de mucho movimiento y gran flujo de actividad.

·Las salas “training”, lugares de diálogo y de intercambio de ideas, las asociamos con los enclaves del Poblenou donde la gente se reúne, y “pasan cosas”: Sala L’aliança, sala Beckett y Sala Encants.

·Y por último los espacios abiertos de trabajo, que se corresponden a los lugares más diáfanos y extensos de TL/, los asociamos a las dos playas de Poblenou: Bogatell y Mar Bella. Y es que… ¿A quién no le gustaría tener su puesto de trabajo en la playa?

 

 

Estéticamente teníamos claro que queríamos que el espacio se llenara de vida. Debido a la naturaleza compleja constructiva, nos guiamos por la máxima de SIMPLIFICARLO TODO. Para ello definimos dos áreas a través de las cuales canalizar todas las intervenciones:

 

Una parte más racional, en la que generamos sistemas que ordenan y ayudan a comprender el espacio y los elementos que se usarán. Para ello, empleamos recursos como la retícula como base del orden, la geometría básica como figuras simples de entender, y los colores corporativos, que nos abren una puerta para jugar con la psicología del color, la percepción y reacción humana ante ellos.

 

Por otra parte, integraríamos intervenciones más emocionales y sensoriales. Gestos que inspiren, que inciten a interactuar con el lugar, que despierten un lado creativo e inviten a participar en la construcción del espacio. El uso de distintos materiales que enriquezcan la visual y la posibilidad de personalizar los entornos de trabajo, como desafío para los Leinners.

 

 

Así pues, utilizamos los colores corporativos de TL/ (magenta, amarillo, cyan y negro) como guía para la distinción de espacios, creando grandes masas de colores vivos que unificaran y ordenaran visualmente. Y buscando la simplicidad en las formas en las que implementar estos colores, llegamos a su máxima expresión en la geometría. Las figuras geométricas básicas asociadas a su significado formal, crearon un código gráfico con infinitas posibilidades al combinarlas entre ellas. Es lo que hemos llamado, el sistema “tamgram, en la que cada forma trabaja individualmente para ofrecer un significado concreto, pero la combinación de ellas, da lugar a algo más complejo que funciona como un nuevo todo.

La asociación de cada color a cada forma geométrica y a cada sistema de salas, fue muy directa.

 

Salas Flex:

-Rectángulo (símbolo de la estabilidad, la armonía, el intelecto…).

-Amarillo (vitalidad, optimismo, luz).

Recursos: Mallazo en la pared para colgar materiales. Proyector. Sillas plegables, mesas desmontables. Un espacio que se transforma según las necesidades de cada momento.

 

 

Salas Meeting:

            -Triángulo (símbolo de avance, inspiración, enfoque…).

            -Magenta (espiritualidad, entusiasmo, inquietud).

-Recursos: Pintar una proyección en la pared como manera de visualizar una proyección etérea de hacia dónde se dirigen los pensamientos de una reunión.

 

Salas Training:

-Cuadrado (orden, confianza, solidez).

-Negro (poder, elegancia, fuerza. La suma de todos los colores).

-Recursos: Retícula sobre pizarra para poder volcar ideas, y colocar
post-its sobre ella de manera visualmente ordenada.

 

OpenSpaces:

            -Círculo (creatividad, movimiento, adaptabilidad).

            -Cyan (energía, estímulo, constancia, libertad).

            -Recursos: Andamios móviles como base de operaciones de cada Team.

 

A estos espacios, faltaría sumarle para completar el total del lugar, esos rincones que no pertenecen a sistemas fijos de trabajo, aunque pueden contagiarse de él en cualquier momento. Como pueden ser la cocina, el patio o el espacio de fabricación. Para la identificación de los mismos, hemos “mezclado” los colores y recursos de las salas anteriormente explicadas, ya que son una suma de pequeñas partes de cada una de ellas.

 

Otra de las necesidades que detectamos durante el proceso fue la de enseñar al usuario cómo moverse por el espacio, ya que el lugar comprende algunos espacios entramados y laberínticos. Para ello hemos desarrollado un sistema de direccionales en los que a través de papel encolado a la pared (un recurso callejero muy atractivo y usado), damos mensajes de dónde te encuentras o hacia dónde puedes ir en según qué puntos. Esto nos permite de manera inmediata aplicar tantos direccionales como sean necesarios, en el momento que se visualice una necesidad por el uso del espacio.

 

 

Una vez definida la parte más racional y funcional del espacio, le sumamos ciertas propuestas para que los habitantes puedan divertirse, inspirarse e intervenir en él. Para empezar, los andamios convertidos en naves nodrizas de cada teamcompany, son totalmente personalizables. Uno puede decidir si necesita dos baldas arriba, o abajo, si quiere una estantería colgante o no, qué cosas colgar de él y cómo diseñar sus propios indicadores. Es un puzzle que cada equipo construirá según sus necesidades.

Al igual que el mallazo de la pared de la entrada, donde tanto el equipo de coaches como las hosts o los Leinners, podrán personalizar según la necesidad de cada momento. Con un sistema de ganchos y estanterías, podrán exponer en él la programación de la semana, comunicar un evento próximo o compartir resultados de algún evento pasado. Otro espacio que constituye un lienzo en blanco es el andamio expositor de la entrada. Aprovechamos las grandes cristaleras hacia la calle para crear un escaparate de proyectos. Los Leinners encuentran así un lugar de exposición y comunicación de sus productos y servicios para dar a conocer lo que hacen.

 

 

Otra de las piezas que requiere de la participación e implicación de los equipos es el mapa de la entrada. Este mapa nos sirve para comunicar ciertos valores de TL/ al exterior (como los viajes, un importante atractivo del grado) y para visualizar las inquietudes de cada Leinner. En él podrán volcar sus logros y sus aspiraciones como empresarios y visualizarlos de forma dinámica.

 

Hemos querido hacer un guiño a la sede Madrid y a sus libros voladores, creando una retícula con revistas en la pared, para que mientras comes, sigas saciando tu hambre de aprender, de curiosear y de investigar lo que sucede en la actualidad, leyendo una de ellas. El resultado visual es muy divertido y la funcionalidad de la pieza es genial, ya que puedes leer casi con “manos libres” mientras comes, o coger la revista que más te apetezca y llevártela donde quieras.

Otro guiño al maravilloso campus de Duque de Alba, ha sido el de la perspectiva. No veíamos posible jugar con las anamorfosis en un espacio tan entramado, pero sí pudimos crear una ilusión óptica basada en el punto de mira en las intervenciones del patio. Éste contaba con 5 “obras de arte” gigantes, imposibles de descolgar o intervenir. La opción que nos quedaba era taparlas con unas grandes lonas impresas de plantas y flores que solo aprecias a una cierta distancia, tomando perspectiva. Gracias al efecto moireé de imprenta, cuando estás demasiado cerca solo puedes ver una trama de puntos de colores (CMYK). Así pues invitamos al receptor a alejarse del objetivo, a tomar perspectiva y encontrar su propio punto de vista.

 

 

Uno de los espacios que vimos más imposibles de hacer atractivos y que sin embargo más nos ha gustado su resultado final, son los baños. Cuando los vimos por primera vez eran “básicos” y sin alma y hemos conseguido llenarlos de vida.

Tomando como base la idea de que los baños públicos son lugares donde la gente escribe en las paredes sus vivencias y experiencias (frases de amor, dedicatorias, o alguna poesía de carretera), hemos impreso en tiras tipográficas coloridas las vivencias de los Leinners e intervenido el espacio con ellas. El resultado es maravilloso, una forma diferente de visualizar esas pintadas callejeras de wc.

 

En definitiva, hemos establecido la base necesaria para que esta nueva sede sea un espacio en constante construcción, recuperando el carácter obrero del que partimos a la hora de iniciar el proyecto. Esperamos que se siga construyendo, toqueteando, interactuando y haciendo grande este magnífico espacio que se llenará de nuevas intervenciones basadas en las vivencias y experiencias que se generarán cada nuevo día.

 

Gracias por el apoyo y la gran ayuda a los teamcoaches implicados en el espacio, esperamos que os encontréis a gusto en vuestra nueva casa y que podamos pasar a verla/veros (y a ver a Nika, que la echaremos tanto de menos como a la bonita de su dueña) cuando nos invada la nostalgia de despegarnos de este lugar y  este proyecto después de pasar taaaaaaaaaantas horas pegados a él.

 

****EXTRA:

Solo nos precedía en un trabajo similar el gran Edgardo Zunini. Y sin presión, eh. No es solo que sea un maldito genio, es que todo lo que había hecho con TL/ era mágico. Y hemos tenido la gran suerte de poder contar con él como asesor, que nos ha aconsejado en los momentos clave del proyecto y ha escuchado con paciencia nuestras dudas e inquietudes. Así que, uan mor taim, gracias Edgardo, te debemos unas buenas cervecillas.

 

****MAS FOTOS: En nuestro albúm de flickr.

 

****Y VIDEO DEL ESPACIO: