Dosis de trabajo en equipo concentrada en 2 minutos

Por Aitor Lizartza y Berta Lázaro (entrenadores de Mondragon Team Academy - Teamlabs).

Este vídeo que está circulando, está siendo una de las mejores píldoras de conocimiento que nos hemos comido últimamente. No podemos dejar de verlo y extraer del mismo nuevas conclusiones, dependiendo de donde ponemos la mirada en los segundos que dura.

Como entrenadores de equipo en Mondragon Team Academy (MTA), en los laboratorios de Bidasoa y Barcelona, nos ponemos a reflexionar porqué nos emociona, sobre lo que significa; y nos lanzamos a escribirlas para que quede constancia. Hay una necesidad de entender cuál es la disciplina del teamcoach o entrenador de un equipo emprendedor.

Ahí van tres reflexiones:

  1. Fracaso como aprendizaje

“Learning is painful”, aprender duele, y es así, el niño llora pero lo intenta de nuevo, y una más, y una más… y si os fijáis bien en cada salto va mejorando su resultado a pesar de que no llegue al objetivo final. Se acerca cada vez más, hasta que lo consigue. Por lo tanto, la reflexión desde la mirada del fracaso es que tenemos que seguir fracasando pero acercándonos cada vez más, creciendo un poco en cada uno de los fracasos, hasta que finalmente lo conseguimos. No se trata de ir de 0 a 100, es una cuestión de trabajo y constancia.

Requiere una VOLUNTAD para esforzarse, voluntad de superación. Hay que QUERER saltar, para saltar muchas veces. Hay que esforzarse en cada salto, un poco más que en el anterior. Hay que saber que se quiere llegar para seguir saltando,... again, again and again,...

  1. El equipo como acelerador

Lo del equipo es simplemente espectacular. Hay poco que añadir a lo que vemos en el video, ya que esa imagen vale más que mil palabras sobre el tema. Como se une ese equipo en torno al niño y le dan la fuerza para armarse de valor y creer de verdad que lo puede hacer. El equipo nos da las fuerzas para seguir y se co-responsabiliza de nuestro proceso de aprendizaje.

Cuando entrenas en un equipo para mejorar cada día, el compromiso de todos con tus nuevos intentos respalda tu capacidad de seguir y poder hacerlo. El apoyo del equipo es voluntario, espontáneo, es necesario e incondicional. Unas veces recibes otras veces das.

  1. El rol de la entrenadora

El papel de la entrenadora no es sencillo; más de 4 veces le pides que vuelva a saltar, le ve llorar, le ve sufrir; y en cambio le sigue pidiendo que lo intente. Puede parecer una cuestión cultural de esfuerzo y disciplina; pero es la única manera de que lo vaya a conseguir. ¿Cuántas veces está dispuesto el niño a intentarlo? ¿Cuántas veces está dispuesta ella a exigirle que vuelva a hacerlo?

La entrenadora cree en el niño y le exige firmemente que comience de nuevo, lo intente, y supere el obstáculo. Una y otra vez. Creer y exigir. Nuestro nuevo yin-yan. No se puede exigir si no crees que lo van a conseguir; y no se puede creer sin ser capaces de exigir. Es igual de malo hacer una cosa sin la otra. Aquí reafirmamos el rol de los entrenadores de equipos emprendedores para que los equipos e individuos crezcan.

Es bastante evidente que nos hemos sentido reflejados en el papel que nos toca, como entrenadores que trabajamos en equipo, sabemos qué se siente cuando tienes el apoyo incondicional de tu equipo de entrenadores; y como entrenadores de equipo, entendemos que nuestro apoyo y dedicación a los equipos que acompañamos se basa en la profunda creencia de que todos podemos conseguir lo que nos proponemos, sólo hay que esforzarse y entrenar. Estar igual de comprometidos con el proceso que con el resultado. Hay que construir una disciplina del hacer, del saltar todos los días.

Este vídeo sólo nos reafirma en la idea que tenemos en Mondragon Team Academy, que con un equipo y un-a entrenador-a conseguimos cosas increíbles. “Ordinary people doing extraordinary things”.

Artículos relacionados: