El team coach no es un profesor ni un líder de un equipo

En la imagen (de izq. a drch.) : Ibai Martínez, líder de LEINN, y los entrenadores de equipo Thibaut Deleval, Siham Benani y Heidi Vainio-Pekka.

 

Cada team company o empresa-equipo del grado LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación) y del posgrado Masteryourself tienen un team coach o entrenador de equipo.

El team coach tiene un “rol similar al de un entrenador de fútbol, ayuda al equipo a construir la estrategia, pero nunca juega con ellos en el campo ni marca los goles”. Así lo define Heidi Vainio-Pekka, entrenadora finlandesa del grado LEINN en Madrid.

Pero ¿Qué hace? O mejor dicho ¿qué no hace?

El coach no está para resolver problemas. Uno de los objetivos de LEINN es formar a profesionales autónomos, proactivos y con capacidad de adaptación. Esto no se logra creando una dependencia hacia una figura de “fontanero”. El coach no resuelve los problemas pero ayuda a identificar los conocimientos y las técnicas que necesita el Leinner para resolver sus problemas. Para usar una imagen conocida, podemos decir que el coach no regala pescado pero sí que ayuda a elegir la mejor caña de pescar y da el curso de iniciación a la pesca. El Leinner es el que en todo momento va manejar su caña y mejorar su técnica a medida que va practicando.

El coach no es un profesor. En LEINN se aprende haciendo y sobre todo se aprende a aprender. La gran diferencia entre un Leinner y un estudiante “clásico” es que el Leinner sabe que su fase de aprendizaje no finaliza el día de la graduación sino que sigue toda la vida. El coach que detecta que la Team Company anda un poco coja en cuanto a marketing no va a planear clases de marketing. Es más probable que prepare una lista de libros, artículos, charlas de TED, etc para que los Leinners sepan dónde se esconden los fundamentos teóricos más interesantes o las mejores prácticas. También propondrá un calendario para sucesivamente descubrir, compartir y poner en práctica estos nuevos conocimientos.

El coach no es el líder del equipo. Cada año las Team Companies eligen internamente a 3 ó 4 de sus miembros para que asumen papeles específicos de liderazgo (Team leader, financial leader, customer leader y communication leader). En ningún momento el coach se sustituirá a estos líderes. Sin embargo ofrecerá un asesoramiento individual a estos Leinners para que saquen el mayor aprendizaje posible de estas experiencias de liderazgo.

Esto es el papel oficial del coach pero claro, trabajamos con jóvenes adultos sumergidos en un proceso de aprendizaje intenso y sometidos a una presión constante. Por este motivo, el coach se transforma puntualmente en paño de lágrimas, mejor amigo, peor enemigo, salvador, culpable, genio, idiota, cheerleader, azote, etc. Corazones frágiles, abstenerse.

¿Qué herramientas tiene a su disposición?

El coach y la Team Company mantienen dos reuniones de 4 horas cada semana. Estas reuniones llamadas Training Sessions sirven para compartir y cristalizar los aprendizajes (prácticos que se sacan de los proyectos y teóricos que se sacan de las lecturas), para hablar de los proyectos o de los asuntos internos (gestión de equipos, relaciones personales, etc.).

El coach puede invitar a profesionales (emprendedores, empresarios, especialistas) para que comparten sus experiencias con los Leinners. Estos testimonios se usan para inspirar, para servir de revulsivo en situaciones críticas o de estancamiento o directamente para ayudar en el proceso de aprendizaje de una habilidad específica.

El coach puede facilitar contactos para acelerar el proceso de aprendizaje. Poder hablar con un “mentor” con mucha experiencia en un sector específico puede ayudar a reorientar un proyecto mal enfocado, dar un nuevo impulso a un proyecto estancado o tomar la decisión de matar a un proyecto agotado.

¿Qué perfil tiene el coach?

La experiencia demuestra que no existe un perfil de coach sino muchos perfiles. Cada coach aporta su propia experiencia profesional y de vida. En Teamlabs hay actualmente ocho entrenadores de equipo  y quizás las únicas cosas que tengan en común Heidi, Siham, Andrew, Thibaut, Berta, Javi, Francesc y Max son su firme convicción de que el modelo de aprendizaje de Teamlabs es el del futuro, su capacidad a sobrevivir en entornos caóticos y su motivación para ser cada noche un mejor coach que el que eran por la mañana.