Guía rápida para crear un (buen) Plan de márketing de contenidos

Recientemente, nuestro experto en márketing de contenidos Juan Duce, nos explicaba porqué el márketing de contenidos (o, lo que es lo mismo, la producción de contenidos relevantes para los usuarios con el objetivo de posicionar una marca) es esencial en una buena estrategia de márketing. Ahora vamos un paso más allá y compartimos contigo una guía rápida con las claves para crear un buen Plan de márketing de contenidos en sólo unas horas. ¿Te animas a probar? Si tuviéramos que definir el márketing de contenidos, diríamos que es una estrategia basada en la generación de contenidos relevantes y no promocionales que atraen a una audiencia predefinida para, finalmente, convertirla. 

1. Investigación y preparación: Para que un Plan de márketing de contenidos funcione tiene que tener coherencia con lo definido previamente en el Plan de márketing general. Antes de empezar, bucea entre tus documentos estratégicos e identifica tus objetivos de márketing (por ejemplo: aumentar un 20% la venta de matrículas para este o aquel curso en el año 2014). Una vez que lo hayas hecho, define tus objetivos para el Plan de márketing de Contenidos en consonancia con ellos (por ejemplo: aumentar el número de suscritos a mi base de datos) y tus metas (ej: aumentar 200 nuevos suscriptores cada mes a mi base de datos).

2. Identificación del target:  Generar contenidos sin saber hacia quién se dirigen es como vestirse para ir a un evento sin saber si se trata de un cumpleaños, una cena de gala o una despedida de soltero. Si quieres que tu audiencia se enganche a tus contenidos, lo primero que debes saber es quién es tu audiencia (¿qué le gusta? ¿cómo le gusta? ¿cuándo le gusta?): sólo así podrás encontrar el tono y los contenidos adecuados para dirigirte a ella. Sobra decir que ese público debe ser el mismo al que estén orientados tus productos / servicios. De nada sirve tener miles de seguidores en las redes sociales y un engagement tremendo en tus contenidos si ninguno de ellos (por las circunstancias que sean) esta dispuesto a pagar por tus productos / servicios. Recuerda que el objetivo del márketing de contenidos es hacer ruido pero, por encima de todo, es convertir. 

3. Definición de estrategias y contenidos:  Ya sabes a qué y a quién quieres llegar. Ahora necesitas definir los pasos (estrategias) que te llevarán a conquistar tus metas. Si el objetivo es aumentar las suscripciones a la base de datos la estrategia podría ser, por ejemplo, generar recursos gratuitos a cambio de leads.

4. Creación de contenidos: Ahora que ya tenemos las ideas claras (¡y no antes!) estamos listos para meternos en faena y empezar a producir contenidos. Antes de nada, te animamos a investigar qué hace tu competencia y hacer acopio de todas las fuentes de generación de contenidos relacionados con la temática de tu marca que puedan ayudarte a dar solidez a tu estrategia y obtener inspiración. Durante la fase de producción, recuerda cuidar el SEO de tus publicaciones, su calidad y su atractivo (titulares, estructura de los contenidos...) para optimizarlas al máximo.

5. Publicación y Promoción:  Un buen Plan de márketing de contenidos siempre debe ir de la mano de un completo Calendario Editorial. En el plasmaremos los diferentes canales de los que disponemos y las publicaciones que vamos a programar a lo largo de la semana en cada uno de ellos. Recuerda que los contenidos deben estar adaptados a cada red social, cada una tiene sus particularidades (por ejemplo: en Twitter triunfa la inmediatez y se publica con más asiduidad, Facebook es más reflexiva e Instagram es ideal para marcas que quieren asociarse a un determinado estilo de vida). En tu calendario no debes olvidar incluir acciones de promoción de tus contenidos (indispensable para sacarles el máximo partido y darles visibilidad).

6. Medición: Para acabar, toca echar un ojo a las métricas y comprobar si nuestra estrategia ha funcionado o no. Si las cosas no han ido todo lo bien que esperabas, paciencia, modifica la estrategia conservando las acciones que te han dado buenos resultados y sustituyendo las malas por otras. Seguro que, poco a poco, vas encontrando el hueco para tu marca.