La experiencia de los emprendedores de LEINN en Sant Jordi 2015

No se sabe con certeza cuándo se empezaron a regalar rosas el día de Sant Jordi. Hay constancia de que en el siglo XV, en Barcelona, era costumbre entre la nobleza acudir a misa a la capilla de Sant Jordi, y de que en esa misma plaza se celebraba la Fira de roses (Feria de rosas), una vieja fiesta en la que los hombres regalaban rosas como prueba de amor, un antecedente del actual San Valentín. La cuestión es que la rosa se convirtió en elemento principal de Sant Jordi, y en este día que para muchos se convierte en el día más bonito del año, perdura la costumbre de regalar una rosa con una espiga. Y además, un libro. El 23 de abril de cada año, los barrios de Barcelona se llenan de pequeños puestos de venta de rosas y libros.

Kowala Barcelona, primer equipo que nace dentro del grado universitario LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación) en Cataluña, ha sabido aprovechar esta ocasión para trabajar durante todo el día con el objetivo de conseguir un beneficio económico fuera de la oficina.  Los siete miembros del equipo estuvieron trabajando previamente generando maneras originales de trabajar el marketing para este día y diseñaron un "bookmark" (o separador de páginas) con diseño pop-up que llevaba la rosa incorporada. Consiguieron licencias para poner tres puestos donde estuvieron vendiendo este marcapáginas ideado y diseñado por ellos y también producido íntegramente por ellos con la cortadora láser del MOB (Makers of Barcelona). En sus puestos también se vendían rosas, regalices, y además organizaron un photocall para que cada persona que les comprara se sacara una foto con algún complemento como disfraz -gafas, bigotes....- y pudieran compartirla en las redes sociales.

Un día diferente, donde los LEINNers demostraron que tradición, cultura, romanticismo, trabajo y diversión son compatibles un 23 de abril.