Manifiesto de la economía creativa y colaborativa

En TEAMLABS, fruto de la reflexión sobre nuestro trabajo y de los diálogos y encuentros organizados en #ZincShower 2015, el mayor evento de economía creativa y colaborativa de nuestro país, celebrado los días 8 y 9 de mayo de 2015, creemos que:

  1. Una de las fuentes fundamentales de la riqueza en el siglo XXI provendrá de las diversas formas de la economía creativa;
     
  2. Para promover la economía creativa es necesario promover los valores y las competencias del pensamiento crítico, la resolución de problemas, el trabajo cooperativo, la aceptación del fallo y la innovación en el conjunto de la sociedad;
     
  3. La educación es, por tanto, la palanca fundamental para promover ese cambio global: el aula debe convertirse en un taller, en un laboratorio, en un espacio donde se experimente desinhibidamente cómo intervenir sobre nuestro mundo cercano, montando, combinando, recombinando las piezas de conocimiento que necesitamos para resolver los problemas que nos preocupan;
     
  4. Aprender no es el antónimo de trabajar: son una y la misma cosa;
     
  5. Las alfabetizaciones digitales o múltiples, tal como prefiere denominarlas la Comisión Europea, serán, por ello, uno de los aspectos que deberá introducirse transversalmente en nuestros currículum escolares;
     
  6. Parte del reto consiste en facilitar la conexión entre todos las personas y nodos que pueden formar parte de esa plataforma global de innovación, en generar redes y constelaciones de cooperación que amplifiquen nuestra inteligencia, agilicen nuestros procesos, abaraten nuestros costes y generen resultados de mayor valor añadido: somos muchos pequeños unidos por fines compartidos;
     
  7. Promover la conectividad mediante la mejora de las infraestructuras digitales es, en consecuencia, una condición básica y primordial;
     
  8. No conviene perder de vista que el advenimiento del Mercado digital único europeo es una realidad inminente, y que la construcción de plataformas, la promoción de estándares y reglas de interoperabilidad, serán condiciones imprescindibles para aprovecharlo: las tecnologías amplían los mercados;
     
  9. Resulta imprescindible promover una pedagogía integral de la propiedad intelectual que muestre las diversas posibilidades que el ordenamiento jurídico ofrece, desde el tradicional copyright hasta otras fórmulas de disposición gradual de la propiedad que permiten que se comparta libremente o que se generen obras derivadas;
     
  10. El trabajo cooperativo y en red aboca en entornos creativos aboca, en buena medida, a que el uso que se haga de la propiedad intelectual sea mucho más flexible y participativo que antaño;
     
  11. No se trata de dilucidar qué es la economía creativa o quiénes son sus supuestos protagonistas: se trata de reflexionar sobre cómo hacemos las cosas de otra manera, cómo empoderamos a equipos de trabajo bien coordinados, que se conectan en redes y forman ecosistemas creativos; cómo fomentamos la comunicación, las conversaciones, porque tus usuarios pueden convertirse en tus socios; cómo agilizamos los procesos de diseño de nuevas ideas, las prototipamos y los sometemos a prueba; cómo mejoramos de manera continua, confiadamente, asumiendo el error como parte del proceso;
     
  12. La tecnología digital facilita la emergencia de los amateurs: un actor siempre presente pero invisibilizado, que adquiere protagonismo y dignidad en la era digital, inesperadamente, que reta al conocimiento experto y jerarquizado. Trabajan allí donde los otros no han querido hacerlo, con gran relevancia social y económica.  El despliegue del conocimiento, hoy en día, es una empresa amateur. La creatividad nos exige errar entre disciplinas, rompiendo falsas barreras, buscando sus puntos de conexión significativos;
     
  13. Es necesario ser un buen viajero y, sobre todo, un buen contrabandista para identificar las fronteras que nos separan y aprender a transgredirlas. El 90% de las fronteras son imaginarias, fruto de un falso pensamiento dicotómico, que tenemos la obligación de traspasar;
     
  14. Es necesario buscar fórmulas de financiación y sostenimiento que deben empezar por apoyos y exenciones fiscales de las administraciones públicas, por la promoción de espacios de trabajo colaborativo, por la generación e impulso de clusters o constelaciones basados en la cooperación y en los objetivos compartidos, por el fomento de la relación con centros universitarios y de investigación;
     
  15. Nos encontramos ante un momento histórico e irreversible de crisis ecológica y social. Necesitamos inteligencias resolutivas y conectadas que de manera cooperativa pongan toda su fuerza creativa al servicio de un proyecto de profunda transformación socioeconómica. Es necesario rescatar los valores históricos, abiertos e inclusivos del emprendimiento. Mañana será demasiado tarde.

Para esta tercera edición de Zinc Shower, Teamlabs ha colaborado en la conceptualización y organización del bloque de conferencias sobre economía creativa, celebradas durante la mañana del 9 de mayo y del que ha salido este manifiesto para reformular desde Zinc Shower el concepto de economía creativa y colaborativa. En este bloque de conferencias han participado: Juan Freire, cofundador de Teamlabs y especialista en procesos de innovación, estrategia y liderazgo en organizaciones; Félix Lozano, cofundador y CEO de Teamlabs; los periodistas Arsenio Escolar (20minutos) e Ignacio Escolar (eldiario.es)  y Antonio Rodriguez de las Heras, catedrático y director del Instituto de Cultura y Tecnología de la Universidad Carlos III de Madrid, y a Antonio Lafuente, investigador del CSIC en el área de estudios de la ciencia y director del laboratorio del procomún en el MediaLab-Prado de Madrid. Antonio Rodríguez y Antonio Lafuente, forman parte del consejo asesor de Teamlabs, junto a Ana María Llopis, creadora de Ideas4all y presidenta de la cadena de supermercados Día y una de las dos únicas mujeres que lidera un consejo de administración de una compañía del Ibex 35.

Para más información lee El momento de la economía creativa