No siempre es cierto que allí donde acaba el mar, comienza el viento

Por Edgardo Zunini.

"No sempre és cert. que allí on acaba el mar, comença el vent". Lo escribió Miquel Martí i Pol, uno de los poetas catalanes más recordados, leídos y citados.

A veces las cosas no deberían ser lo que parecen. El Espacio de Teamlabs Barcelona, situado en Casp, 80, fue la sede de la fundación de un partido político. No debería de ser malo, claro, pero el caso es que la base desde donde debíamos trabajar era un espacio con mármoles, armarios de madera hasta el techo, paredes blancas, sin alma…  y muy poco Teamlabs (TL/). La sensación era que el reto pasaba por borrar las señales de lo que fue para acercarlo a lo que es: un Espacio de innovación, de transformación, de alegría y de cambio. No queríamos (ni debíamos) hacer una franquicia de TL/ Madrid, no era la idea ni el camino, y el problema a resolver era otro.

Aparte de la poesía se nos ocurrió partir de… Barcelona. Pero no de la Barcelona/Disney/Airbnb en que se ha convertido la ciudad. Queríamos acercarnos a la Barcelona creativa, callejera y llena de vida. Aquella ciudad que tuvo su apogeo en los 90 y que seguramente se cerró con aquel slogan de Bar/Cel/Ona (Bar, Cielo, Ola)… Una ciudad que aún se resiste a desaparecer aunque sea cada vez más difícil encontrarla.

Y por las olas arrancamos. Los casi 300 metros de mármoles verdes nos lo planteamos como un Mar. Un enorme mar, con continentes, corrientes y mareas. Y para darle forma a ese mapa del mundo (que nos evocaba una de las metáforas mas poderosas de la marca: el Viaje) nos fijamos en Dogville, la película de Lars Von Trier. Teníamos el problema que el marmól no se podía pintar sin estropearlo, así que la solución la encontramos en la maravillosa cinta de fotógrafo (que se pega en cualquier sitio). Dibujamos con cinta en el suelo los continentes (Teamcompanies, Masteryourself y el TL/Team…) y dibujamos barcos, los aviones, naves espaciales, peces, los nombres de las ciudades donde viaja TL/ con las siglas del código IATA de vuelo… Transformamos el marmól en un Mar.

Con vida, con colores y con el VIAJE como la gran aventura que sucede en un Mar. Teníamos la "Ona" y fuimos a por el "Cel". En la entrada pegamos paneles de papel de 1 metro por 70. El Cielo es lo primero que te recibe cuando entras al espacio. 40 láminas de Cielo que llenan todo la bóveda de la recepción. Sobre esas nubes colocamos el Mapa de Mondragon Team Academy (MTA) y encima una de las señas de identidad que creamos en Madrid: el logotipo de TL/ clavado perpendicularmente a la pared. Para buscar, para moverse, para encontrar nuestro verdadero y único punto de vista. En los dos cristales superiores repetimos en Azul la frase de Samuel Beckett que te recibe en Madrid… "(..) fail again, fail better".

Lo siguiente era resolver un enorme muro que se colocaba como un iceberg de madera de 3mts de alto. Coloquialmente en el argot del proyecto lo llamamos "el Monstruo":) Decidimos comenzar allí una de las imágenes que también se habían creado en Madrid: la bandada de libros. En esta caso usamos 250 libros que recorren "el Monstruo" se meten dentro del Espacio, se pegan a la pared y a la vitrina donde se hacen los Labs, continúan y salen por los ventanales del patio.

Habíamos conseguido poner movimiento y esconder el mármol. En una de las paredes laterales existen armarios de casi 14 metros de largo. De nuevo los papeles pegados a la manera de los conciertos que se anuncian en la calle nos ayudó. Lo tapamos con las mismas láminas del Cielo pero ahora con una frase: " I didn't come this far only to come this far"… Cada hoja sobre fondo blanco y en la helvética que siempre acompaña a Teamlabs/... La otra cara del "Monstruo" aun nos esperaba. Y nos pasó unos de los regalos que nos trajo Barcelona. Nos cruzamos con una artista, Elara Elvira. Una gallega con nombre de apellido, y apellido de nombre. Le pedimos un mural y dentro de su imaginario apareció un mundo de planetas, naves, barcos, aviones y en medio de todos el Major Tom, el personaje de la mítica canción de David Bowie, Space Oddity. Elara trabajó con temperas, dentro de su estilo de dibujo con perfiles negros y fondo blanco. Una maravilla que se fue creando día a día y que escondió al Monstruo para siempre.

 

Para señalizar los lavabos elegimos a David Bowie (Space Oddity, claro) y Silvia Plath ("I am, I am, I am") y para la cocina diseñamos una pieza en vertical, con plato, vaso, cuchillo y tenedor que con silicona pegamos a puerta.

Faltaba llenar de colores TL/ el Espacio. Cyan, Magenta, Yellow y Black impresos en vinilos hacen que la luz que se filtra de la calle y del patio tiña el interior. Reforzando la idea de mostrar los colores de la marca pintamos con pintura de pizarra los 20 tableros de trabajo y los convertimos en pizarras de trabajo además de cambiar el tono de color de todo el interior…

Nos faltaba lo más delicado. Queríamos crear una sala de reuniones con columpios. La dificultad  venía del techo en curva. Una vez más Barcelona nos regaló a Carles Martín, un mago para hacer cosas casi imposibles. Con la ayuda de otro personaje maravilloso, Adolfo, un herrero de L' Hospitalet encontramos la solución. ¡Y colgamos los columpios! Parada y fonda. Fueron casi un mes de trabajo. Fue muy diferente a Madrid aunque en ambos, la ilusión y la entrega de quiénes trabajaron permitieron conseguir lo que buscábamos… Que el viento (a veces) comience donde acaba el mar…

 

Equipo: EDGARDO ZUNINI + ELISA/ (DIRECCIÓN CREATIVA) + CARLES MARTÍN/ ( PRODUCCIÓN)

Fotografías: Diego Simeoli y Ainhoa Zamora.

Vídeo Mannequin Challenge en el nuevo espacio de Teamlabs Barcelona: las team companies KeyweR y Waybe de 1º del grado LEINN Barcelona.