Por qué confiar en tu intuición es clave para negocios genuinos

Por David Howitt (CEO de Meriwether Group y autor del libro Heed your Call)

Mi abuelo, que no era el tradicional tipo con formación, una vez me dijo que el genio en negocios era  “solo saber lo que el consumidor quiere 10 minutos antes que ellos sepan que lo quieren”. En Meriwether Group, nosotros animamos a nuestros clientes y emprendedores a confiar en este tipo de intuición.

Cuando examinamos el negocio en el que trabajamos, muchas de las marcas nacieron desde un lugar de cofianza y entrega, desde el instinto interno del emprendedor.  Muchos de ellos no tienen formación MBA u otro tipo de habilidades avanzadas, ni han llevado a cabo un profundo análisis o han desarrollado un plan de negocio de 60 páginas. Hemos visto a esos emprendedores y ellos no tienden a ser exitosos.

En vez de eso, los iniciativas que verdaderamente tienen a ser exitosas vienen de fundadores que simplemente tienen la implacable necesidad de crear innovación. Viene de la confianza en su instinto, intuición y habilidad para aprovechar la conciencia colectiva de la sociedad.

Por supuesto, confiar en tu instinto no es suficiente. Pero, en base a nuestra experiencia, si empiezas el análisis con la parte izquierda del cerebro e intentas añadir la intuición en la parte derecha despues, con frecuencia no funciona. Un gran idea de negocio generalmente empieza desde una pasión confianza y entrega.

Por ejemplo, Oregon Chai fue una compañía fundada por el deseo de mi mujer Heather de tomar una estupenda taza de Chai y su frustación cuando ella no encontró ninguna en EEUU.

A mediados de los 90, observábamos como Starbucks revolucionaba la manera en la que el café era consumido mientras que a la par construía cultura y comunicación. Sin embargo, si tu quieres té, estabas relegado a una taza de agua caliente y una bolsa de camomila, eso no era divertido.

Heather confió en si misma y en ese deseo de disrupción del status quo, empezó un pequeño negocio en nuestra cocina. Casi inmediatamente, el producto generó una evangélica base de consumidores.  Durante 9 años, Oregon Chai crecio desde nuestra cocina a un negocio con un margen de 40 millones y que también era uno de los primeros comercios justos y compañía orgánica certificada. Como la compañía creció, tuvimos que institucionalizar la estructura y la estrategia, pero eso no hubiera sido posible sin la confianza inicial de Heather en su pasión. Eso se convirtió en algo que trasciende mas allá de una hoja de Excel o un plan de negocio.

Para empezar a trabajar sobre esta intuición hay 3 preguntas que continuamente preguntamos a nuestros clientes, emprendedores y a nosotros mismos en Meriwether Group.

  • ¿Estoy divirtiéndome?,
  • ¿Estoy viendo resultados?
  • ¿Es fácil?

Si no puedes resolver las tres, entonces da un paso atrás. Intentalo y reconfigura el modelo, el equipo y la estrategia y llevalo de otra manera. Después de todo, si no puedes responder a las 3 preguntas, haz algo más.

Ahora no te desmotives, las palabras fácil y diversión no siginifican que puedas hacer el vago  o estar ausente. No es necesariamente escoger algo porque es fácil, es estar seguro que lo has escogido en linea con tus talentos naturales, intereses y cualidades. Entonces, se siente facil.

Cuando Heather y yo estuvimos construyendo Oregon Chai, trabajamos muchísimo.  Vimos resultados, fue fácil en el sentido de que estabamos trabajando y nos divertíamos.

Moraleja: Si sientes ferviente deseo de traer algo nuevo al mundo, y viene desde un lugar de pasión y alineamiento, eso es lo que realmente debes escuchar. Las mejores practicas de la parte izquierda del cerebro te guiarán después.

 

David Howitt es autor del libro del libro, Obedece tu llamada (http://www.heedyourcall.com) es el consejero delegado y fundador de Meriwether Gruop, una firma privada de negocios y servicios aceleración. Tiene más de veinte años de experiencia en estrategia de negocio y creación de marca para start-ups, pequeñas empresas y empresas de Fortune 100. Twitter: @HeedYourCall

[Post originalmente publicado en UnreasonableFoto de Unsplash ]