Sara Rodríguez, VP Venture Funding Unreasonable Institute: “Nuestra meta es dar a los emprendedores una ventaja injusta”

Por Isabel Ávila (Teamlabs).

 

Sara Rodríguez , de Salamanca, es la única española que trabaja en Unreasonable Institute, (renombrado desde agosto de 2017 como Uncharted) la mayor aceleradora de alto impacto del mundo con sede en Denver (EEUU) –antes en Boulder-. Ella es  “VP of Venture Funding”, podríamos traducirlo como vicepresidenta de la Red de Inversión de Unreasonable Institute, y durante una semana  ha estado con nosotros en Madrid, del 26 al 30 de junio, facilitando el “Laboratorio de Preparación a la Inversión” para las 7 startups más “irrazonables” que hemos seleccionado este año en España.

 

 I.- ¿Cómo llegaste a Unreasonable Institute?

 

S.-Después de estudiar la doble titulación en Administración de Empresas y Derecho, realizar un máster de emprendimiento en la Universidad de Maastricht, y crear mi propia empresa sobre sistema de trazabilidad en agricultura, la vida me llevó a EE.UU. Conocía bien lo que se sentía como emprendedora, pero no lo que sentía la persona que está al otro lado de la mesa, el inversor. Sentía curiosidad y empecé a explorar. Contacté con Rockies Venture Club, uno de los angels group más antiguos de EE.UU. y uno de los más grandes de Colorado, me ofrecí incluso a trabajar gratis para conocerles y al poco tiempo estaba con ellos.  Muchos de los inversores de este grupo eran inversores de emprendedores de Unreasonable, así que me tocó asistir como representante de Rockies Venture a los días de inversores que organiza Unreasonable Institute. Fue ahí cuando tuve una conexión total con ellos, tanto que me dije que si no conseguía trabajar en Unreasonable me marchaba del país. Lo conseguí, y ya llevo 3 años.

 

 

 I.-¿Cómo surgió Unreasonable Institute?

 

S.-Uno de los cofundadores, Teju Ravilochan, procede de India. En uno de los viajes a la India con su padre, que es médico, al ver tanta pobreza pensó que igual que la gente cuando se pone enferma va al médico y, ese médico, que ha recibido una formación específica de la universidad, sabe cómo tratar al paciente; cuando tenemos un problema social o medioambiental debería haber una escuela que te enseñara a solucionar esos problemas. Y se preguntó ¿Podemos crear la escuela de medicina para el cambio social? Y así fue como empezó Unreasonable Insitute hace casi 10 años.

 

 I.- ¿Por qué “Instituto de lo Irrazonable”?

 

S.-Todo viene de una cita del  dramaturgo irlandés Bernard Shaw que dice “el hombre y la mujer razonable se adapta al mundo; el irracional o ilógico persiste en el intento de adaptar el mundo a uno mismo. Por lo tanto todo el progreso depende de los hombres y las mujeres irrazonables”.

 

 I.- ¿Cómo son los emprendedores “irrazonables” a los que buscáis?

 

S.-Buscamos a emprendedores cuyos proyectos provoquen un impacto profundo y duradero. Una aspirina por ejemplo es un impacto profundo pero no duradero, sólo soluciona el problema durante unas horas, o una empresa en la que comprando unas zapatillas dona otra al tercer mundo, tiene un impacto poco profundo porque no cambia significativamente la vida de esas personas ya que no soluciona el problema, la pobreza, de raíz. En cambio una prótesis para una pierna sería un impacto profundo y duradero.

 

Es decir, el modelo de negocio e impacto debe estar tan unido que cuanto más dinero ganes más impacto se cree.

 

Otra de las características es que los proyectos deben  solucionar lo que llamamos lo B.F.P (los Big Fucking Problems), tales como pobreza, agua, salud… y que tengan el potencial de impactar en un millón de vida. Esto no significa que tenga que llegar a esta cantidad en uno, dos o tres años, si no que tenga ese potencial de futuro.

 

Y, también muy importante, que el emprendedor tenga un conocimiento muy grande del problema que pretende solucionar.

 

A estos emprendedores les damos la claridad, los recursos y la gente que necesitan para escalar su modelo de negocio y poder impactar en ese millón de vidas. Nuestra meta es dar a los emprendedores una ventaja injusta.

 

 

 

 I.-  ¿Qué impacto han tenido los proyectos de los emprendedores a los que habéis apoyado?

 

S.- Desde el 2009, hemos trabajado con 590 emprendedores que han levantado 223  millones de dólares  y han creado impacto en 95 países, mejorando la vida de  28 millones de personas. 

En total, hemos llevado a cabo hemos llevado a cabo 61 programas, en 24 países, y la media de crecimiento de sus ingresos en 6.2 veces.

 

 I.- ¿Cuáles son los programas que desarrolláis actualmente?

 

S.-Básicamente son tres. Sigue nuestro programa insignia en el que seleccionamos a unos 25 emprendedores de todo el mundo que vienen a EEUU para convivir una vez al año durante varias semanas con mentores como Tom Chi, el cocreador de las Google Glass, o Paul Polak, que ha ayudado a 20 millones de campesinos a salir de la pobreza. Este programa, que antes era de unas 5 semanas, lo hacemos ahora de 1 ó 2 semana y a partir del año que viene la intención es que sean temáticos o verticales, es decir, trabajar sobre un problema específico, ya sea el futuro de las ciudades, salud, educación, acceso a comida fresca etc..

 

Después, tenemos otro programa también de aceleración de proyectos sociales y/o medioambientales que llevan los propios equipos de Unreasonable en otros países. Hay un equipo de Unreasonable en Africa de Este para Uganda, Kenia y Tanzania, y otro para México.

 

Y en tercer lugar, están los programas de 5 días de “Validación de negocio” o “Preparación a la inversión” que hacemos en otros países del mundo, desde Afganistán a Londres, con socios locales. En el caso de España, lo hacemos con Teamlabs. Es el mejor equipo que hemos encontrado, ya que nuestro valores están en perfecta sintonía.

 

A cualquier de los tres, se puede aplicar a través de nuestra web, e intentamos que siempre, en la medida de lo posible, sean gratuitos para los emprendedores, intentando que lo financien fundaciones y/o empresas.

 

 

 I.-  Por vuestra experiencia trabajando con emprendedores sociales de todo el mundo ¿cuál dirías que es la tendencia actual o los temas en los que están centrando?

 

S.- Educación, sanidad, desperdicio de comida, inclusión digital y sistema bancario.

Parece increíble, pero sólo en EEUU hay 64 millones de personas que no tienen acceso a internet, 50 millones de personas están fuera del sistema bancario y alrededor de un tercio de toda la comida producida acaba en el basurero…Imagina esas cifras a nivel mundial, estos son grandes problemas sociales.

 

 I.- ¿Todos los proyectos para crecer tiene que pasar por un inversor?

 

S.- No.  No todo el mundo tiene que levantar fondos, pero muchos sí, porque es la única forma de crecer si quieres llegar con velocidad al mercado o internacionalizar tu proyecto.

Hay muchos negocios que crean empleo, que tienen un crecimiento orgánico, que es más lento, pero que también crea mucho impacto.

 

 

 I.- ¿Qué consejo darías a un emprendedor social que necesite inversión externa?

 

S.- Que empiece a levantar fondos antes de que los necesite, porque si estás buscando inversores en situación desesperada es super estresante y el inversor también lo ve. Construir una buena relación con el inversor lleva tiempo.

 

 I.- ¿Cuánto tiempo de media se tarda en conseguir fondos?

 

S.- Depende, he visto emprendedores conseguir fondos en una comida con el inversor y otros tardar años pero de media son normalmente unos 6 meses.

 

 I.- ¿Cuál es el inversor perfecto?

 

S.- Nosotros siempre decimos que es el que cumple con las 3 “C”:  Care (Que le importe lo que estás haciendo), Capacity (Que tenga la capacidad de invertir lo que tú necesitas), y Conexion (Que tengas buena conexión con él y con que te conecte con gente interesante).

 

 

 I.- ¿Qué perfil tienen los inversores de proyectos sociales?

 

S.- El inversor medio va desde grandes fondos de inversión a un business angel, una persona que tiene riqueza que ha heredado o bien que ha generado con su propio negocio y que no quiere invertir en bolsa o inmobiliaria, sino en proyectos. En EEUU un business angel invierte de media unos 20.000 dólares por proyecto.

 

 

 I.- Después de conocer a tantos emprendedores sociales en todo el mundo ¿Qué destacarías de ellos?

 

S.- Me sigue sorprendiendo ver a gente que lo deja todo por solucionar un problema.

También decir que el emprendimiento está en todos lados, no sucede solo en Silicon Valley, ni con jóvenes de 20 años. Y que realmente es difícil, pero el fuerte compromiso que tienen todos ellos les lleva a hacer cosas extraordinarias. Hace poco tuvimos un laboratorio en Afganistán y dos días antes de la fecha programada cayó una bomba en el lugar donde lo íbamos a hacer, y a pesar de ello, se hizo.

 

 

 I.- ¿Vas a volver a emprender? ¿Algún sueño emprendedor?

 

S.- [Se ríe]. Ideas muchas. Por ejemplo, una plataforma que permita intercambiar tu puesto de trabajo y tu apartamento durante un mes con personas de otras organizaciones y países que tengan los valores super alineados.  Por ejemplo, que yo pudiera venirme durante un mes a Teamlabs y una persona de Teamlabs se fuera a mi puesto a Unreasonable en EEUU y a mi apartamento. Me encantaría. 

 

Pero bueno, son ideas, todavía no lo sé, pero creo que si vuelvo a emprender será más bien algo relacionado con agricultura y comida. Siempre me ha fascinado y sería por ahí.

 

 

Artículos relacionados: