¡Ya somos mexicanos!

Por Ibai Martínez (cofundador y General Manager de TEAMLABS)

 

¡Viva México! ¡Lo estamos haciendo! Llevamos cuatro años haciéndolo. Cuatro años de exploración que han servido para darnos cuenta de que merece la pena plantear algo potente allá.

 

El desarrollo de laboratorios de TEAMLABS con base permanente en México, más concretamente en Ciudad de México y en Guadalajara es una realidad. Y una gran noticia que queremos compartir en primicia con todos vosotros. 

 

En octubre de 2015 comenzamos a desarrollar una relación estratégica con el Tecnológico de Monterrey, una de las universidades más relevantes en América y una referencia en educación en emprendimiento (ocupa el décimo puesto en el ranking de Princeton) en el mundo. Su escala e impacto son abrumadores. 150.000 estudiantes (si tenemos en cuenta a los estudiantes de Tec Milenio), 30.000 trabajadores, 31 campus repartidos por todo México, 21 oficinas internacionales, y un ADN donde el cambio y la evolución permanente son una constante en sus 75 años de historia. 

 

Nuestra aventura en México en general, y con el Tecnológico de Monterrey en particular, comienza a finales de 2015, cuando una comitiva del Tec (así es como se conoce popularmente) nos visita en nuestra sede de Madrid con la inquietud de explorar posibles vías de colaboración a futuro. Desde entonces, han sido muchas las acciones que hemos desarrollado en conjunto:

 

  • Participamos como ponentes en su 2º Congreso Internacional de Innovación Educativa. Un evento multitudinario en el que tuvimos una presencia relevante en diciembre 2015.
     
  • Hemos desarrollado 3 programas CADI (Cursos de Adaptación Disciplinar) en Monterrey y Guadalajara. Cursos en los que hemos tenido la oportunidad de compartir los principios y las prácticas que construyen la cultura que posibilita que TeamLabs sea un Laboratorio de Aprendizaje Radical con una metodología de aprendizaje singular y vanguardista. En estos cursos han participado alrededor de 75 profesores del Tec durante un período comprendido entre junio 2017 y junio 2019.
     
  • Hemos desarrollado un taller de creatividad e innovación para la cátedra de la UNESCO en el Tecnológico de Monterrey. Participaron más de 50 personas de alrededor de 10 países de América. Sucedió en diciembre 2017.
     
  • Participamos en el Inc Monterrey, el evento de emprendimiento por excelencia que desarrolla el Tec desde hace varios años. 
     
  • Hemos colaborado en la conceptualización y el diseño de un Máster en Emprendimiento Educativo con la Escuela de Humanidades y Educación.
     
  • Y lo último que hemos hecho ha sido el diseño de un programa sin precedentes: el Año-I. Un programa que ha comenzado en agosto de este año y en el que 35 pioneros tendrán la oportunidad de participar en un primer piloto que durará un curso completo. Los participantes, que vienen de distintas disciplinas, desarrollarán proyectos emprendedores trabajando en equipos diversos. De esta forma, agregamos un factor de multi-disciplinariedad a la fórmula de emprendimiento en equipo que nos caracteriza. Este primer piloto se está desarrollando en el campus de Santa Fe (Ciudad de México), para irlo escalando a otras sedes del Tec a lo largo de los próximos años. 

 

Cabe destacar que durante este proceso, uno de nuestros socios en Teamlabs, Juan Freire, se incorpora en el Tecnológico de Monterrey como Decano Asociado Académico y de Internacionalización de su Escuela de Negocios. Esto sucede en julio 2017 y ha sido un elemento clave para seguir desarrollando la alianza estratégica con el Tec, permitiendo tener una visión más enriquecida de los cambios que se están impulsando con fuerza allá. 

 

De hecho, el Tecnológico de Monterrey está inmerso en un proceso de transformación brutal que básicamente consiste en un cambio sustancial en su metodología de aprendizaje. Pasando de un modelo de enseñanza basado en clases magistrales y exámenes a un modelo basado en el desarrollo continuo de retos vinculados a la industria. A este proyecto de transformación educativa lo llaman el TEC 21 y entrará en vigor en agosto, con la llegada de la nueva promoción de estudiantes. Universidades de todo el mundo están tomando este proceso de transformación como una referencia a seguir.

 

El desarrollo de Teamlabs desde México ha seguido la misma lógica que el resto de los elementos que hemos ido desarrollando desde que comenzamos. Se trata de hacer un despliegue continuado de prototipos en los que la máxima es aprender mucho, rápido, y teniendo la habilidad de aportar valor en entornos ambiguos, complejos y cambiantes.

 

Como ya sabéis, desde Teamlabs creemos profundamente en un modelo educativo basado en un aprendizaje en entornos reales (no simulados), en equipo (no individualistas) y diversos (no homogéneos). El emprendimiento se convierte en el motor del aprendizaje, ya que la práctica emprendedora es un facilitador del aprendizaje impresionante. Alguien que emprende, está sometido al reto continuo de detectar necesidades, desarrollar soluciones en forma de producto/servicio, definir roles y funciones con su equipo, gestionar operaciones, pagar impuestos, vender, tomar decisiones de forma continua… en definitiva, el emprendimiento se convierte en el instrumento para desarrollar multitud de habilidades y competencias de gran valor para trabajar en una época donde se están dando transformaciones sin precedentes.

 

Este enfoque resulta muy interesante para muchas universidades, que suelen basar sus cursos de emprendimiento en clases donde te enseñan a emprender. Y eso, desde la humildad, nos parece imposible. Es imposible aprender a emprender, sin vivir una experiencia emprendedora. Se aprende a emprender sin atajos, fuera de los algodones de un espacio de seguridad y control, donde se tiende a simplificar lo complejo, infantilizar lo duro, desplazar la incertidumbre, el caos, o la frustración, generando así una falsa sensación de seguridad. Todo deriva en la no-adquisición de un modelo mental y una práctica diaria que son las bases fundamentales para navegar en entornos de complejidad e incertidumbre como los que vivimos hoy en día.

 

La llegada a México, y más concretamente la alianza con el Tecnológico de Monterrey, responden a una estrategia de calado, ambiciosa y disruptiva, desde la que concebir Teamlabs como un artefacto que se puede instalar en universidades de todo el mundo para alterar sus inercias y paradigmas. Esta línea de desarrollo, la hemos bautizado como Plug-INN. Lo vertebramos a través de la creación de programas de desarrollo docente, laboratorios de innovación, diseño y ejecución de nuevos programas o re-diseñando programas preexistentes. Lo llevamos haciendo desde hace 7 años con Mondragon Unibertsitatea en nuestras sedes de Madrid y Barcelona, y desde hace 4 años con el Tecnológico de Monterrey, que han derivado en la constitución de las nuevas bases permanentes de Teamlabs en Ciudad de México y Guadalajara. 

 

Confiamos totalmente en que la apertura de estos nuevos Laboratorios en México nos ayudará a seguir aprendiendo y nos acercará un poco más a nuestra misión: “Make the world a Radical Learning Lab, to tackle Big F***ing Problems in the Unknown Society” / “Hacer del Mundo un Laboratorio de Aprendizaje Radical para enfrentarnos a los grandes problemas en la sociedad desconocida”.

 

Lo dicho: esto no se para. A TeamLabs desde México, le va de madre!

 

Noticias relacionadas: